Healthy Goals for 2015: Weighing Your Options

[:en]Another year has gone by and once again we have the opportunity to embrace a fresh season of life. Every year as January 1st approaches many Americans begin to ponder what it will take to achieve new goals whether it be ideal weight or a level of health; there’s generally a feeling of obligation to commit to the requisite New Year’s resolution. For many we’re familiar with that initial burst of determination and zeal but all too quickly the dream fizzles just as fast as it began.
The business world accounts for our predictable behavior as millions of people will commit to exercising and specialized diets in January. Gyms are ready for their “Black Friday” and they can anticipate how many will actually stick with it. According to the Fitness Industry Association 12 percent of all gym members sign up in January, but after 6 months the vast majority have quit or stopped attending (source: http://www.realbuzz.com/articles/10-shocking-gym-statistics/).
In 2012, Americans spent an estimated $65 billion trying to lose weight, increased from $60.9 billion in 2010, $60.4 billion in 2009, and $58.6 billion in 2008.
Breakdown of money spent in 2010:

  • Diet soft drinks – $21.15 billion
  • Health clubs – $19.5 billion (Gym statistics: members, equipment, and cancellations)
  • Medical plans – $8.25 billion (bariatric surgery, prescription diet drugs, hospital or physician plans, very low calorie plans)
  • Bariatric surgery – $5.77 billion
  • Commercial weight loss centers – $3.29 billion
  • Meal replacements and diet pills – $2.69 billion (Top 5 things to know about weight loss supplements)
  • Artificial sweeteners – $2.52 billion
  • Low calorie/diet foods – $2.32 billion
  • Diet books, exercise videos – $1.21 billion

An estimated 108 million American adults were dieting in 2012, and nearly all dieters (90-95%) regain the weight they lost within one to five years (source: http://www.fitnessforweightloss.com/diet-and-weight-loss-statistics/).
Americans are obviously committed to the idea of physical change but remain ill informed as to how to make it real and permanent. I’ve been exercising at gyms for over 22 years and there’s one thing they all share in common– they’re loaded with people that come and go while getting very little results. Regretfully whether it’s losing weight, burning fat, or adding muscle, the average person who joins a gym gets either temporal results or little to nothing at all. This discouraging truth eventually leads to a culture of frustration as people feel their state of health is a tireless battle.

Why we fail to change, and what we can do about it for the 2015 New Year

This isn’t an article on the “5 things you need to lose weight.” It’s a discussion about understanding why we fail to change and how to shift our thinking, and it begins with asking the right questions. Our primary focus has to shift from, “How do I quickly get what I want”, versus “How and why did I actually get here?” We spend millions of dollars on products and diets we believe will help us lose weight and have more energy while not asking the most important key questions: “How did this happen?” and “What will it take to restore my health?”
The answers to those questions aren’t as obvious as you may think, and I want to challenge us this new year to examine ourselves with a fresh and intense honesty, while asking God for clarity. In searching for the answer to these questions we will need to start by asking a couple more:
1. In terms of how I eat and manage my health, do I need to grow up?
Sounds a little strange, doesn’t it? We’re not children anymore– we have jobs, kids, pay our bills and live like adults so why would we need to grow up? The reality though is that while most of us are forced to grow up in order to make a living, we fail to recognize the abundant need to mature in every corner of our life. There’s a multitude to discuss on this subject that we’ll save for later, but for today we’re focusing on specifically our health.
We all grow based on what we prioritize the most. For many, financial health is the greatest emphasis, so we commit ourselves to discovering whatever it takes to accumulate the greatest sum of money possible. Hopefully during that process we learn the principles behind money, how it is earned and managed, and how business works. You would agree this certainly isn’t an inevitability and nor is it something all people will embrace. Well the same is true with regard to our health.
If we want to change our health it’s time to recognize and relinquish our childhood attachment to what we put in our bodies. When we were children, food was used as medication. If you cried, something sweet was usually given to you. When the family was dysfunctional, food was a source of escape, pleasure, and happiness. Most importantly we had control over it so we could literally consume away our anxiety, intimacy needs, and emotional pain through eating. Children who were spoiled with food become adults who relive the experience every day; to do otherwise feels like a tremendous loss.
Our life requires that we take a step back and ask ourselves how consciously or subconsciously bound we are to food as a key source of stability or comfort. We won’t change what we put in our bodies until we know why we do it, so a revelation is needed! Once we understand why we make the choices we do, we can exercise our God given will to choose differently. I encourage you to take a prayerful look at how you developed your affinities towards food. Was it emotional or were you just never given boundaries for what you were allowed to eat?
Whatever the answer a shift must take place where internally we view our food as a vital source of life and health. Nutrient dense food is something our body requires to maintain literally every function. If we’re neglecting this need we’re either already experiencing poor health as a result or we’re well on our way. Unfortunately most people require some sort of health event or crisis to awaken this reality.
The biggest misconception about switching from “living to eat” versus “eating to live” is that it is a joyless life of munching on celery and carrot sticks. Eating properly does not mean food cannot be enjoyed! Nothing could be further from the truth but you have to give your taste buds time to adapt. Spending a lifetime indulging on sugar, fried food, and white starches takes time to unravel and we have to allow our body a rehab period to connect with its true needs. If you’ll commit to this process I guarantee you will not only notice your health transforming, but you will start craving healthy foods like you’ve never imagined..….be patient.
This is true of exercise as well because for many it’s boring and painful. How can we stick with our resolution to lose weight and have more energy when exercise is merely a time drag that we don’t have the energy for? Well if we’re open to it the truth is we don’t have time to not exercise. Yes, one of the biggest drains on our ability to have energy and sleep well is a lack of daily exercise. Today Fortune 500 companies know employees who exercise and take naps are more productive and happier, and as a result, provide nap stations and on-location gyms.
We’re progressing from a culture that wears burnout as a badge of honor and validation to a more dynamic one that embraces holistic living. Whether you’re a young professional or a veteran of life, it’s never too late to abandon a broken process and remove yourself from the statistics. This leads me to the second question:
2. How do I truly see myself?
When I attended Naturopathic School, surprisingly I had a professor who was a cigarette smoker. One day I noticed he had quit. I had gotten to know him over time so I felt comfortable asking him how he did it. His answer from 12 years ago still resonates with me today. He looked at me and said, “It was real simple. I became a non-smoker.” What I had expected to hear was a story about newfangled withdrawal treatments, suffering, and will power, but he explained to me that once he categorically saw himself as a non-smoker (emphasizing that word) it changed his behavior.
Sounds too ridiculously simple to be true, doesn’t it? It was in that moment though that I began to learn the tremendous power of self-imagery and its control over how we treat ourselves. Whether we realize it or not we set an expectation for all decisions based on how we see ourselves. Most people approach health change with an internal belief that they are a broken vessel trying to do things unbroken people do. The truth is before we tackle our diet, exercise, or even emotional health we need an image check before we can truly change.
It starts with exercising our God given ability to choose. Most of us lack that ability and feel powerless to overcome because it’s just been our way of life; we feel like “this is just me.” The good news is once we go through an honest self-examination and recognize that we’ve always seen a healthy lifestyle as running uphill or against the grain, we can make an authentic decision to become someone different. This works in every area of our life, but frankly we can’t continue with one foot in and one out. If we want to see this New Year be like no other, it’s time we got off the fence, jump in, and say, “This – is – me.” Until then, when it comes to healthy habits, we’ll always just be like the guy visiting a foreign country waiting to come home; you’ve got to become an entirely new citizen!
Make your decision prayerfully and begin to voice it as an affirmation. Our mind literally needs new programming and what the mouth speaks, our hearts can believe. It will take at least 30 days for the sense of real momentum and we’ll need to resist the stubborn old man/woman thoughts that’ll creep back. Just be prepared to replace the old thoughts with clear and succinct new ones like, “I could choose to do that, but it just wouldn’t be authentically me,” or “I’m grateful to be alive and healthy today and I look forward to making healthy choices.” It sounds hokey, but you’re literally reprogramming your brain to see yourself who you really are made to be. You’re actually exercising your “chooser muscle,” and as it gets stronger you’ll find it can be applied to any area of life where growth, maturity, and change are needed.

Why is this So Important for 2015?

These two questions lie at the heart of so many lives on the brink of massive change. The world moves when we stop living as a broken vessel trying to live as an unbroken one. We have to grow into the new authentic version of ourselves by accepting that’s who we’re actually made to be. When we own up to all the stubborn thoughts and beliefs we feel entitled to from our childhood, we shed a layer of immaturity that spills right over into the rest of our lives. This new year my prayer for us all within the Progressive family is a greater awareness of who we’re made to be, an unrelenting desire to get there, and the humility to let go of all things God wants us to. A new you is right around the corner in 2015.
If you are struggling with weight loss, and want to make a holistic change in order to better yourself and change your life, please contact us here and ask us about our weight loss options.[:es]Otro año ha pasado y una vez más tenemos la oportunidad de abrazar una nueva temporada de la vida. Cada año en 1 de enero se acerca a muchos estadounidenses comienzan a reflexionar sobre lo que se necesita para alcanzar nuevas metas ya se trate de peso ideal o un nivel de salud; por lo general hay un sentimiento de obligación de comprometerse con la resolución necesaria de Año Nuevo. Para muchos estamos familiarizados con ese estallido inicial de la determinación y celo pero con demasiada rapidez el sueño se desvanece tan rápido como empezó.
Representa el mundo de los negocios de nuestro comportamiento predecible, ya que millones de personas se comprometan a hacer ejercicio y dietas especializadas en enero. Gimnasios están listos para su “Viernes Negro” y pueden anticipar cuántos realmente se pega con él. De acuerdo con la Asociación Vida Sana Industria 12 por ciento de todos los miembros del gimnasio inscribirse en enero, pero después de 6 meses, la gran mayoría han dejado de fumar o dejado de asistir (fuente: http://www.realbuzz.com/articles/10-shocking-gym-statistics/).
En 2012, los estadounidenses gastaron un estimado de $ 65 mil millones se trata de perder peso, aumentó de $ 60.9 mil millones en 2010, $ 60.4 mil millones en 2009 y $ 58.6 mil millones en 2008.
Desglose de dinero gastado en 2010:

  • Dieta refrescos – $ 21,150,000,000
  • Los clubes de salud – $ 19.5 mil millones (estadísticas Gimnasio: miembros, equipo y cancelaciones)
  • planes médicos – $ 8,250,000,000 (cirugía bariátrica, dieta drogas de prescripción, planes hospitalarios o médicos, planes muy bajas en calorías)
  • La cirugía bariátrica – $ 5,770,000,000
  • centros de pérdida de peso Comerciales – $ 3290 millones
  • Los reemplazos de comida y píldoras de dieta – $ 2.69 mil millones (Top 5 cosas que debe saber acerca de los suplementos de pérdida de peso)
  • Los edulcorantes artificiales – $ 2520000000
  • Los alimentos bajos en calorías / dieta – $ 2,320,000,000
  • libros de dietas, videos de ejercicios – $ 1,210,000,000

Se estima que unos 108 millones de adultos estadounidenses estaban a dieta en 2012, y casi todas las personas que hacen dieta (90-95%) recuperar el peso perdido dentro de uno a cinco años (fuente: http://www.fitnessforweightloss.com/diet-and-weight-loss-statistics/).
Los estadounidenses están obviamente comprometidos con la idea de un cambio físico, pero permanecen mal informado en cuanto a cómo hacer que sea real y permanente. He estado haciendo ejercicio en los gimnasios para más de 22 años y hay una cosa que todos tienen en común, están cargados de personas que van y vienen al obtener muy pocos resultados. Lamentablemente si se trata de perder peso, quemar grasa, o la adición del músculo a la persona promedio que se une a un gimnasio obtiene resultados ya sean temporales o poco o nada en absoluto. Esta verdad desalentador finalmente conduce a una cultura de frustración como personas sienten que su estado de salud es una batalla incansable.

¿Por qué no somos capaces de cambiar, y lo que podemos hacer al respecto para el Año Nuevo 2015

Este no es un artículo sobre el “5 cosas que su necesidad de bajar de peso” es una discusión acerca de la comprensión de por qué no somos capaces de cambiar y cómo cambiar nuestra forma de pensar, y comienza con hacer las preguntas correctas. Nuestro enfoque principal ha de pasar de “¿cómo puedo obtener rápidamente lo que quiero”, frente a “cómo y por qué me pongo realmente aquí”. Gastamos millones de dólares en productos y dietas que creemos ayudará a perder peso y tener más energía mientras no hacer las preguntas claves más importantes, “¿Cómo sucedió esto?” Y “¿qué se necesita para restaurar mi salud”?
Las respuestas a estas preguntas no son tan evidentes como usted puede pensar y me quieren desafiarnos este Año Nuevo para examinarnos a nosotros mismos con una honestidad fresco e intenso mientras se le pide a Dios por la claridad. En la búsqueda de la respuesta a estas preguntas tendremos que comenzar por preguntar un par más:
1. En cuanto a la forma que como y administro mi salud Qué necesito para crecer?
Suena un poco extraño ¿no? Nosotros no somos hijos más; tenemos puestos de trabajo, niños, pagar nuestras cuentas y vivir como adultos ¿por qué necesitamos para crecer? La realidad sin embargo es que mientras que la mayoría de nosotros estamos obligados a crecer con el fin de ganarse la vida no somos capaces de reconocer la abundante necesidad de madurar en todos los rincones de nuestra vida. Hay una multitud de discutir sobre este tema que vamos a guardar para más adelante pero por hoy nos estamos enfocando en concreto nuestra salud.
Todos crecemos en base a lo que la mayoría de priorizar. Para muchos la salud financiera es el mayor énfasis, por lo que nos comprometemos a descubrir lo que sea necesario para acumular la mayor cantidad de dinero posible. Esperemos que durante ese proceso aprendemos los principios detrás de dinero, cómo se gana y se logró y cómo funcionan los negocios. Usted estaría de acuerdo en esto ciertamente no es algo inevitable y tampoco es que no es algo que todas las personas se abrazan. Pues lo mismo es cierto con respecto a nuestra salud.
Si queremos cambiar nuestra salud es el momento de reconocer y renunciar a nuestro apego infantil a lo que ponemos en nuestros cuerpos. Cuando éramos niños los alimentos se utiliza como medicamento. Si lloraste, algo dulce se da generalmente a usted. Cuando la familia era disfuncional comida era una fuente de la fuga, el placer y la felicidad. Lo más importante es que tuvimos el control del mismo por lo que, literalmente, podría consumir lejos nuestra ansiedad, necesidades de intimidad, y el dolor emocional a través de la alimentación. Los niños que fueron mimados con los alimentos se convierten en adultos que reviven la experiencia todos los días, hacer lo contrario se siente como una enorme pérdida.
Nuestra vida requiere que damos un paso atrás y preguntarnos cómo consciente o inconscientemente obligados estamos a la alimentación como una fuente clave de la estabilidad o la comodidad. No vamos a cambiar lo que ponemos en nuestros cuerpos hasta que sepamos por qué lo hacemos, así que se necesita una revelación! Una vez que entendamos por qué tomamos las decisiones que hacemos podemos ejercer nuestra voluntad de Dios dado a elegir de manera diferente. Os animo a echar un vistazo en oración en cómo desarrolló sus afinidades hacia la comida. ¿Fue emocional o le fue límites nunca dan para lo que estaba permitido comer?
Sea cual sea la respuesta un cambio debe tener lugar en el interior vemos nuestra comida como una fuente vital de la vida y la salud. Nutrientes alimento denso es algo que nuestro cuerpo requiere para mantener literalmente cada función. Si estamos descuidando esta necesidad que estamos bien ya están experimentando problemas de salud como resultado o estamos en el camino correcto. Desafortunadamente la mayoría de las personas requieren algún tipo de evento de salud o de crisis para despertar a esta realidad.
El mayor error de cambiar de “vivir para comer” frente a “comer para vivir” es que es una vida sin alegría de mascar en palitos de apio y zanahoria. Comer adecuadamente no significa que la comida no puede ser disfrutado! Nada podría estar más lejos de la verdad, pero hay que dar a su paladar un tiempo de adaptación. Pasar toda una vida complaciendo en el azúcar, los alimentos fritos, y los almidones blancos gustos tiempo para desentrañar y tenemos que permitir que nuestro cuerpo un período de rehabilitación para conectar con sus verdaderas necesidades. Si te comprometes a este proceso te garantizo que no sólo se dará cuenta de su transformación salud pero empezaré ansia alimentos saludables como nunca has imaginado .. … .be paciente.
Es el caso de ejercicio, así porque para muchos es aburrido y doloroso. ¿Cómo podemos seguir con nuestra resolución para bajar de peso y tener más energía cuando el ejercicio es más que un lastre tiempo que no tenemos la energía para? Bueno, si estamos abiertos a que la verdad es que no tenemos tiempo para no hacer ejercicio. Sí, uno de los mayores sumideros en nuestra capacidad para tener energía y dormir bien es la falta de ejercicio diario. Hoy en día las compañías Fortune 500 empleados saben que el ejercicio y tomar siestas son más productivos y más felices y como resultado proporcionan estaciones de la siesta y en gimnasios ubicación.
Estamos progresando de una cultura que lleva el burnout como una insignia de honor y la validación a una más dinámica que abarca la vida holística. Tanto si eres un profesional joven o veterano de la vida que nunca es demasiado tarde para abandonar un proceso roto y darse de baja de las estadísticas. Esto me lleva a la segunda pregunta:
2. ¿Cómo realmente me veo?
Cuando asistí a la Escuela Naturopática sorprendentemente tenía un profesor que era un fumador de cigarrillos. Un día me di cuenta de que había dejado, yo había llegado a conocerlo a través del tiempo así que me sentí cómodo preguntándole cómo lo hizo. Su respuesta desde hace 12 años todavía resuena hoy conmigo; él me miró y dijo: “Fue realmente simple que se convirtió en un no fumador”. Lo que yo había esperado oír era una historia acerca de los tratamientos de abstinencia novedosos, sufrimiento, y la fuerza de voluntad, pero él me explicó que una vez que categóricamente se vio como un no fumador (con énfasis en la palabra) cambió su comportamiento.
Suena demasiado ridículamente simple para ser verdad ¿no? Fue en ese momento, sin embargo, que empecé a aprender el tremendo poder de la auto-imágenes y su control sobre la forma en que tratamos a nosotros mismos. Nos demos cuenta o no establecemos una expectativa de todas las decisiones sobre la base de cómo nos vemos a nosotros mismos. La mayoría de la gente se acerca el cambio de la salud con una creencia interna son una vasija rota tratando de hacer cosas que las personas hacen continuas. La verdad es que antes de que abordemos nuestra dieta, el ejercicio, o incluso la salud emocional que necesitamos un control de imagen antes de que realmente podemos cambiar.
Se inicia con el ejercicio de nuestra capacidad dada por Dios para elegir. La mayoría de nosotros nos falta esa capacidad y se sienten impotentes para superar porque se acaba de ser nuestra forma de vida, nos sentimos como “esto es sólo yo”. La buena noticia es que una vez que pasamos por un honesto examen de conciencia y reconocemos que siempre hemos visto a un estilo de vida saludable como correr cuesta arriba o en contra del grano, podemos hacer una decisión auténtica para convertirse en alguien diferente. Esto funciona en todas las áreas de nuestra vida, pero, francamente, no podemos seguir con un pie dentro y otro fuera. Si queremos ver este nuevo año sea como ninguna otra que es hora que nos bajamos de la valla saltó y dijo: “Esto – es – me”. Hasta entonces cuando se trata de hábitos saludables que vamos siempre a ser como el chico visitar un país extranjero a la espera de volver a casa, tienes que ser un ciudadano totalmente nuevo!
Haz lo que su decisión es oración y comenzar a expresar como una afirmación. Nuestra mente necesita literalmente nueva programación y lo habla la boca nuestros corazones pueden creer. Tomará por lo menos 30 días para que el sentido de un verdadero impulso y vamos a necesitar para resistir los obstinados viejos hombre / mujer pensamientos que te arrastran hacia atrás. Sólo tienes que estar preparado para reemplazar a los viejos pensamientos con otros nuevos claras y concisas como, “yo podría optar por hacer eso, pero simplemente no sería auténticamente mí”, o “Estoy agradecido de ser hoy vivo y sano y yo Esperamos poder hacer elecciones saludables “. Suena cursi pero estás literalmente reprogramar su cerebro para verse a sí mismo que usted realmente se hacen para ser. En realidad estás ejercitando su “músculo selector”, y ya que se hace más fuerte usted encontrará que puede aplicarse a cualquier área de la vida donde se necesitan crecimiento, madurez, y el cambio.

¿Por qué esto es tan importante para el 2015?

Estas dos preguntas se encuentran en el corazón de tantas vidas en el borde de un cambio masivo. El mundo se mueve cuando dejamos de vivir como un vaso perdido tratando de vivir como una ininterrumpida. Tenemos que crecer en la nueva versión auténtica de nosotros mismos al aceptar que es lo que en realidad estamos hechos para ser. Cuando nos hagamos a todos los pensamientos obstinados y creencias nos sentimos con derecho a partir de nuestra infancia nos despojamos de una capa de inmadurez que se derrama en la derecha sobre el resto de nuestras vidas. Este año nuevo mi oración para todos nosotros en la familia progresiva es una mayor conciencia de que estamos hechos para ser, un deseo implacable para llegar allí, y la humildad para dejar de lado todas las cosas que Dios quiere que lo hagamos. Un nuevo que está a la vuelta de la esquina en 2015.
Si usted está luchando con la pérdida de peso, y quiere hacer un cambio integral con el fin de mejor a ti mismo y cambiar su vida, por favor póngase en contacto con nosotros aquí y nos pregunte por nuestras opciones de pérdida de peso.[:]

Written by Progressive Medical